slide_robotica.jpgTocó levantarse muy temprano. Así, a las siete de la mañana iniciamos nuestro viaje desde Peñaranda de Bracamonte hasta la Escuela de Ingenierías Industrial e Informática de la Universidad de León, por primera vez sede de este torneo.

Durante el camino, reinaban la emoción y los nervios. Últimos consejos y recordatorios. Un poco de despiste para encontrar la sede, pero al final lo conseguimos.
Al llegar, lo primero fue acreditarnos, instalarnos en el Pit (área donde los equipos prueban sus robots) y asistir a la apertura del evento. Nuestra barra (familia y amigos) era impresionante, numerosa y muy alegre durante todo el torneo.

Llega el momento de nuestra primera oportunidad en pista. Andrés, el ingeniero del equipo, y su hermano Ismael, el estratega, son los encargados de hacer que nuestro robot Rocky consiga el mayor número de puntos. De las siete misiones programadas, conseguimos hacer 6. Pero algo pasa, los árbitros dicen que dos mecanismos no cumplen y no suman esos puntos. En total 160 puntos.

Volvemos al Pit. Esos puntos son fundamentales (90 puntos), analizamos  si podemos cambiar el mecanismo y Andrés no duda, dice que sí y se pone manos a la obra. Por suerte, tenemos piezas extras. Se hace la modificación y se fija al robot la pieza para que funcione según las normas. Se realiza una prueba en la pista de prueba del Pit y… ¡eureka!


Es hora de probar la modificación en la segunda ronda: fue todo un éxito, logramos recuperar esos 90 puntos. Pero, no nos podemos quedar para saber la puntuación total. El equipo tiene que defender ahora su proyecto científico, técnico y los valores FLL.

Subimos a la segunda planta, la organización del evento es excelente. Nos preparamos para la presentación: disfraces, robots, etc. Sufrimos un poco de nerviosismo natural hasta que entró en acción Pablo, el investigador principal disfrazado de Sherlock Holmes que, mientras explica nuestro proyecto «Construir robots con el Kit Lego es una medida preventiva que ayuda a tener un buen envejecimiento» utilizando los pasos del método científico, los pequeños: Rodrigo, Jorge, Manuel, Héctor, Juan y David, le apoyan mostrando y mencionando cada paso. Al finalizar, Enrique le entrega a los jueces unas libretas diseñadas por el equipo para los Seniors con la información más destacada de nuestra investigación.

Además, también mostramos en vivo un ejemplo específico, «el juego del pañuelo», con robots teleoperados para mostrar cómo ayudaría a los Seniors. Un agradecimiento especial a Nacho por su valiosa ayuda.

El proyecto técnico lo presentaron David, Héctor e Ismael. Realmente, impresiona ver a los pequeños con que seguridad exponen y a Ismael explicando nuestra estrategia: recorridos cortos y rápidos = programación sencilla y precisa = puntaje seguro, demostrando varias misiones in situ y explicando el cambio que habían tenido que realizar ese mismo día, lo cual sorprendió gratamente a los jueces. Agradecemos a nuestros compañeros de «Tuercas Locas» por compartir sus conocimientos y experiencias.

Para concluir esta fase, enseñamos el póster de los valores FLL, donde resumieron sus experiencias y aprendizajes a lo largo de estos meses de mucho trabajo grupal. Además, los jueces tenían una reto sorpresa, tuvimos que realizar un tangram para que ellos comprobaran cómo funcionamos como equipo. El aplauso de los todos los presentes al final de la presentación fue la mejor recompensa.

Y, de pronto, una noticia inesperada: ¡Vamos segundos! en la prueba de pista con 255 puntos de la segunda ronda. Así que, con mucho ánimo, la tercera ronda fue mejor, un total de 265 puntos y «Locas Tuercas» va a su primera gran final de robots. ¡Bieeennn!

La final fue muy emocionante, Andrés e Ismael hicieron un grandioso trabajo.
El momento más esperado llegó, todo nuestro trabajo fue reconocido con el Premio a las «Jóvenes Promesas». La alegría en nuestro rostro lo decía todo, mientras nuestra familia y amigos aclamaban ¡Locas Tuercas! ¡Locas Tuercas!
Este reconocimiento nos motiva a continuar dando lo mejor en cada ocasión y mostrar nuestros talentos.